Logotipo Quincalla

Redacción y coordinación gráfica del Plan Clima de Barcelona

Índice del Plan Clima, en el cual hay dos bloques: uno introductorio y otro en el cuál se desplegan las 18 líneas de acción. Foto: Lapage.

El Plan Clima de Barcelona se presentó el pasado mes de abril de 2018 como un plan ‘paraguas’ que pretende integrar las planificaciones, objetivos, medidas y acciones que se están impulsando desde la ciudad para minimizar el impacto del cambio climático sobre el conjunto de la ciudadanía. Para ello, el Plan integra 4 ejes: la mitigación, la adaptación, la justicia climática y la acción ciudadana (esta última liderada por el Compromiso Barcelona por el Clima).

Hace un año, desde la primavera de 2017, que trabajo codo a codo tanto con el Área de Ecología, Urbanismo y Movilidad del Ayuntamiento de Barcelona, ​​en la redacción y coordinación del Plan (aquí se puede consultar); como con Lapage Original, en su coordinación gráfica. El objetivo era, por un lado, apoyar en la coordinación y redacción del Plan; ya que se trata de una planificación muy transversal que ha necesitado de la colaboración e implicación de múltiples áreas del Ayuntamiento, más allá de la de Ecología. Y, por otro lado, conseguir un documento final atractivo, comunicativo y visual para que la ciudadanía lo haga suyo y se acerque, así, a un fenómeno que ya le afecta pero que aún le suena lejano y que sigue considerando con cierto escepticismo.

El Plan Clima pretende aportar una visión integradora para hacer frente al cambio climático, que permita alcanzar los objetivos del nuevo Pacto de Alcaldes para la Energía y el Clima que ha firmado el Ayuntamiento de Barcelona. Con un total de 242 medidas respartides en 18 líneas de acción y 5 ámbitos de actuación, y con un horizonte temporal hasta el 2030, el Plan Clima incluye objetivos y medidas estratégicas a corto plazo (2018 hasta 2020) y a medio – largo plazo (2021 a 2030).

Mensajes clave del Plan Clima. Qué mejor manera de expresarlo que con una llave… Con Lapage lo hemos pasado bien dando forma a este Plan, haciéndolo más cercano y atractivo. Foto: Lapage.

Una de las novedades de este Plan es la incorporación de la resiliencia urbana. Hasta el momento, Barcelona, ​​ha actuado proactivamente para mitigar el cambio climático con medidas dirigidas, principalmente, a reducir las emisiones de gases de efecto invernadero (GEI) en la ciudad. Estas acciones se han centrado mucho en el vector energético y también en el de movilidad. Ahora que el cambio climático ya es una realidad y que ya nos afecta, también hay pensar cómo nos podemos adaptar a estos cambios que ya estamos viviendo. Y aquí es donde entra la resiliencia: la capacidad que tenemos de adaptarnos a los cambios. Haciendo de la ciudad de Barcelona una ciudad más resiliente seremos menos vulnerables y el cambio climático no nos perjudicará tanto. Pero ¿cómo podemos hacer esto? Se trata de pasar de una visión numérica y con múltiples balances realizados hasta ahora (en el mundo de la energía, con sus MWh y veh·km) a una visión más cualitativa, centrada en la calidad de vida de la ciudadanía. ¿Cómo nos afecta el verde en la ciudad? ¿Todo el mundo tiene acceso a la energía? ¿A todo el mundo le afecta igual el cambio climático? La complejidad es elevada, ya que los indicadores no son tan directos y la subjetividad a veces es difícil de controlar. Pero, el Plan Clima, pretende poner en valor una visión ecosistémica de la ciudad lo más resiliente y humana posible.

Infografías como éstas sobre las olas de calor y los días y noches cálidos y tórridos no ha sido fácil. Mucha información a explicar de manera clara, con tres tempos temporales y factores multiplicativos claves para entender la importancia de las previsiones en relación al calor. ¡Finalmente lo conseguimos! Foto: Lapage.

Los indicadores de la ciudad también fueron un reto pero en dos páginas puedes hacerte una idea de cómo es la ciudad de Barcelona. Foto: Lapage.

Otro aspecto relevante del Plan Clima es que pone en el centro de la economía climática a las personas, destacando a lo largo de todas las medidas la importancia de priorizar a las personas vulnerables (por edad, por enfermedad, por situación socioeconómica …). Y también hay que destacar que se trata de un Plan co-producido, ya que ha contado con la participación ciudadana con el Compromiso Barcelona por el Clima y 9 proyectos impulsados desde la ciutadanía, y con la Plataforma Decidim Barcelona.

Ha sido un placer poder realizar este proyecto tan importante para Barcelona. Las ciudades son generadoras del 70% de las emisiones de gases de efecto invernadero (GEI), y Barcelona es una de ellas.El Plan Clima se convierte en una planificación imprescindible para coordinar de manera estratégica las actuaciones que la ciudad debe seguir haciendo así como todas las nuevas medidas a aplicar para lograr una ciudad menos impactante y más resiliente al cambio climático. Sin la acción de las ciudades y la complicidad de sus habitantes, este fenómeno no podrá ser mitigado.

Agradezco, sobre todo, a Irma Ventayol (a quien entrevisté para Sostenible.cat), Irma Soldevilla, Ares Gabas, Antonio Font, Cristina Castells y Teresa Franquesa (del Ayuntamiento de Barcelona) su liderazgo, creatividad y visión estratégica; que ha hecho posible un Plan Clima con una visión global y local a la vez. ¡Gracias!

El Plan Clima en una imagen. En este ejercicio también trabajamos bastante para conseguir que en una sola imagen se visualice Barcelona y las 18 líneas de acción que configuran el Plan Clima. Foto: Lapage.

Be the first to comment

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *