Logotipo Quincalla

Colaboración en el desarrollo del interactivo Objetivo Rezero

¿Cómo podemos rediseñar el mundo en clave sostenibilista y ética si somos incapaces de fijarnos en lo cotidiano? La ecología cotidiana es la base de toda estrategia ambiental. Somos las personas, en nuestra rutina, las que podemos cambiar muchos hábitos y también exigir muchos avances políticos y normativos. ¡Pero cuidado! No digo que las administraciones y sociedad civil organizada no tenga un papel importante. Lo tiene, pero hoy quiero reivindicar la importancia de lo que hacemos a diario. De los hábitos que no sólo nos permiten impactar menos con nuestra actividad habitual, sino también aquellos que nos obligan a ser más conscientes de lo que consumimos y de cómo lo hacemos.

La ecología cotidiana es la base de toda estrategia ambiental. Somos las personas, en nuestra rutina, las que podemos cambiar muchos hábitos y también exigir muchos avances políticos y normativos.

No me considero ‘activista’ y punto, ya que no me he atado a ninguna árbol para evitar que lo talaran (no me considero tan valiente y tengo un gran defecto, la timidez), tampoco he viajado al otro lado del mundo para reivindicar una acción ambiental (en la que creo pero por la que no estoy dispuesta a renunciar a mi rutina ordenada y a tener cerca los que quiero y que me necesitan también), tampoco dedico mucho tiempo como voluntaria en entidades y asociaciones ambientales y/o sociales (la he ido rebajando a medida que mi vida familiar se ha hecho más compleja, aunque en un momento dado fue muy importante y aprendí mucho y espero poder ir volviendo gradualmente), etc. De acuerdo, voy a manifestaciones, hago boicot a productos, veo documentales de denuncia sobre el capitalismo, apoyo al cine de autor, etc. En fin, que no soy un buen ejemplo de activista ambiental pero, en cambio, en mi día a día soy radical (siempre que puedo) para poder vivir de una manera sostenible, consciente, respetuosa … ¡y no es fácil! Es una lucha constante (por eso quiero mantener el adjetivo ‘activista’ y añadir ‘radical’) contra el sistema que se refleja en tu entorno que te juzga como una persona obsesiva, demasiado organizada y un poco ‘cansina’.

Pantalla inicial del interactivo #Objectiurezero.

Interactivo #ObjectiuRezero de la Fundació Rezero
Y en este contexto de lucha y de ir a contracorriente aprovecho para presentar el interactivo ObjectiuRezero

en cuya elaboración he colaborado intensamente con Rezero y Onebigrobot. Este interactivo es en una herramienta para acompañar en la toma de decisiones que lleven hacia un estilo de vida menos generador de residuos. Se trata de un recurso online que destaca por tener una estética luminosa y positiva que invita a saber más sin recibir consejos dogmáticos, sino proponiendo otras maneras de vivir. Y al final del interactivo se facilita una relación de todas las microdecisiones planteadas de manera atractiva y resumida. Objectiurezero.cat se estrenó el pasado 1 de julio y continuará circulando durante muchos meses apoyado en diversas campañas de comunicación y acciones de sensibilización. En el caso de este julio ha sido el #freeplasticjuly (twitter y instagram). ¡El día 30 de julio de 2019 el interactivo ya contaba con 1.600 visitas!

Porque se trata de eso, de microdecisiones cotidianas que de entrada pueden parecer insignificantes pero que sumadas se multiplican. Además, y como siempre insisto, te acercan a un estilo de vida que te sienta mejor y te hace más feliz.

Los escenarios planteados son un lavabo, una habitación, una cocina, una tienda y una celebración. Se ha escogido estos lugares porque se considera que es aquí donde se toman muchas de las decisiones que permiten prevenir residuos. Y también se ha querido añadir un escenario colectivo en el que hay más gente implicada, ya que uno de los puntos complicados de alcanzar un estilo de vida residuo cero es que todo el mundo te apoye, empatice contigo y colabore.

Pantalla que representa el baño del interactivo #Objectiurezero.

Y como no quiero que este post sea un ‘spoiler’ del interactivo, dejo aquí la presentación de los contenidos. Sólo añado que se trata de 30 microdecisiones que, en realidad, engloban muchas más, y que nos pueden permitir reducir los residuos generados en nuestra actividad diaria. Y aquí viene la reflexión final:

La mayor parte de las microdecisiones planteadas en el interactivo ObjectiuRezero.cat consisten en estrategias cotidianas de prevención de residuos. Sólo en un par de casos hablamos del reciclaje final. Hay tanto trabajo que hacer en el marco de la prevención que no podemos dejar de hablar de ello y animar a todo el mundo a que se sume a una vida más consciente y, por qué no, más feliz.

 

 

Be the first to comment

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *